Cerdos asilvestrados, la más devastadora plaga del mundo

0
145

*Son invasivos, dañinos y destructivos; causan una gran afectación a las propiedades, la agricultura (cultivo y ganado), las especies y los ecosistemas locales, así como los recursos históricos y culturales.

REDACCIÓN

Sin importar el lugar donde estén, los cerdos asilvestrados constituyen un problema; son una amenaza para el ganado, la agricultura, las propiedades, los bosques y otras áreas naturales, pero también para la vida silvestre local, la salud e incluso, la seguridad pública, señaló en la Universidad Autónoma del Estado de México, el especialista del United States Department of Agriculture-Animal and Plant Health Inspection Service (USDA-APHIS), Luis Lecuona.

            Al dictar la Conferencia “Cerdos asilvestrados, la más devastadora plaga del mundo”, a miembros del Colegio Estatal de Médicos Veterinarios Zootecnistas del Estado de México, el experto destacó la presencia de cerdos asilvestrados en algunas sierras del extremo sur de la península de Baja California, en el centro y este de Chihuahua, oeste de Coahuila, en el extremo norte de Nuevo León, al noroeste de Tamaulipas y en el sureste del país.

            Sostuvo que estos animales (también conocidos como cerdos asalvajados, jabalíes euroasiáticos o puercos salvajes) son invasivos, dañinos y destructivos; causan una gran afectación a las propiedades, la agricultura (cultivo y ganado), las especies y los ecosistemas locales, así como los recursos históricos y culturales.

Enfatizó que estos animales pueden albergar al menos, 30 enfermedades y casi 40 tipos de parásitos que afectarían la salud de las personas, las mascotas, el ganado y la fauna local; también pueden causar enfermedades transmitidas por alimentos, por ejemplo, E. coli, toxoplasmosis y triquinosis.

Asimismo, indicó Luis Lecuona, se han mostrado agresivos en algunos encuentros con humanos y hasta pueden amenazar a las mascotas; mientras que en rutas o aeropuertos, pueden ocasionar accidentes de autos o aviones y ponen en peligro la seguridad pública.

Aseveró que compiten con la fauna local por alimentos, comen invertebrados y otros animales pequeños, destruyen los nidos y devoran los huevos de reptiles y aves que anidan en el suelo. Debido a que prefieren ambientes húmedos, también compiten, durante temporadas de sequía, por el agua.

Excavan, pisotean y hacen pozos de lodo, pueden propagar enfermedades entre el ganado e incluso, atacarlo y matarlo, principalmente a terneros y corderos; pueden deteriorar pastizales, comer, contaminar y destruir el alimento del ganado y causar daños a las propiedades de las granjas, en cercas, sistemas de agua, acequias, abrevaderos y diques.

En este contexto, Luis Lecuona consideró necesario realizar una evaluación del tamaño de la población en cada región, así como evaluar los efectos que ésta tiene en la biodiversidad local y en los cultivos, para con base en estos resultados, tomar la decisión del tipo de manejo adecuado para la especie, de tal forma que se limite su expansión en el área, así como los posibles daños. BP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*