Colaborará UdeC con laboratorios de la UNAM y el IPN

0
98
Foto cortesía de la Universidad de Colima

*El CUIB trabajará con el Laboratorio Nacional de Canalopatías (LaNCa) y el Laboratorio Nacional de Microscopía Avanzada (LNMA) para desarrollar proyectos e intercambios académicos y capacitación de vanguardia para profesores y estudiantes.

REDACCIÓN

Durante el año en curso, la comunidad de investigadores y estudiantes del Centro Universitario de Investigaciones Biomédicas (CUIB) de la Universidad de Colima contará con el apoyo de la Convocatoria de Laboratorios Nacionales CONACYT para fortalecer proyectos de investigación, colaboraciones y capacitación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Benemérita Autónoma de Puebla y el CINVESTAV (Unidad Monterrey).

A partir de ahora, el CUIB se vinculará con el Laboratorio Nacional de Canalopatías (LaNCa) y el Laboratorio Nacional de Microscopía Avanzada (LNMA) para compartir espacios y servicios de investigación, así como para desarrollar proyectos de investigación científica, tesis de licenciatura y posgrado, intercambio académico y capacitación de vanguardia para profesores y estudiantes.

Lo anterior fue informado por el director general del CUIB, José Clemente Vásquez Jiménez, quien dijo que la vinculación se recibe por segundo año y con una vigencia hasta el 2018.

“Esta alianza es muy significativa para nosotros porque indica que contamos con infraestructura adecuada para proyectos del área, y esto nos da una mayor posibilidad cuando participamos en convocatorias del CONACYT”, dijo el profesor-investigador, y agregó: “Pertenecer a un laboratorio nacional da un plus a la Universidad de Colima para participar en convocatorias nacionales para obtener apoyo”.

“Trabajar con el Laboratorio Nacional de Canalopatías (LaNCa) es muy importante para los investigadores en esta materia”. Explicó que las canalopatías son enfermedades que padecen algunas personas con problemas de arritmias y epilepsias, o que no pueden mover algún músculo en particular: “Estas fallas se originan en canales iónicos, por lo cual debemos entender la forma básica y encontrar algunas interacciones entre estos canales”.

Vásquez Jiménez dio a conocer que este laboratorio nacional tiene cuatro proyectos en colaboración, tres de ellos con la UNAM y el cuarto, “Señalización por calcio, sus vías de modulación y potencial terapéutico en las células iniciadoras de la Leucemia”, está a cargo de la investigadora Oxana Dobrovinskaya, científica del Centro Universitario de Ciencias Biomédicas (CUIB-UCOL).

Sobre el segundo laboratorio, Vásquez Jiménez dio crédito a las sólidas relaciones que la UdeC mantiene con la UNAM: “El doctor Alberto Garzón nos invitó a colaborar con el Laboratorio Nacional de Microscopía Avanzada, con sede en la UNAM-Cuernavaca, que tiene herramientas para enriquecer el trabajo que se hace en la UdeC”, dijo.

“Este centro posee microscopios de alta resolución que permiten ver la célula en una magnitud importante. Podemos ver cómo interactúan todos los elementos dentro de la célula, que es un mundo de información. Además, amplía las posibilidades para el entendimiento de estos canales, de patologías adicionales y de comunicación dentro de la célula”, añadió.

La forma de financiamiento es en especie y en fondo líquido: “Las instituciones apoyamos en fondo líquido; de esta cantidad podemos usar el 70 por ciento para traslados de profesores y estudiantes, para viáticos e insumos, apoyos que casi siempre tenemos dificultades para obtener por otras instancias”.

El CUIB, puntualizó el profesor, “es un centro de investigación destacado, pues investigadores internacionales y nacionales reconocen su infraestructura y espacios, como es el caso de la nueva Unidad de Investigación para el Instituto de Ciencias de la Vida y su equipamiento.

Además, el CUIB tiene el posgrado en Ciencias Fisiológicas, que se encuentra dentro del Padrón de Posgrado Nacional de Calidad de CONACYT: “Un buen porcentaje de los estudiantes son miembros del Sistema Nacional de Investigadores, lo que a nivel nacional califica al investigador”.

Aún más relevante, dijo, “es que el CUIB tiene 34 años de fundado; los profesores que permanecemos y los que se han incorporado apoyan, abonan y consolidan el trabajo en Biomédicas”.

Por último, reflexionó que en temas de investigación nacional “nunca estamos completos, siempre falta algo, pero las instancias de financiamiento a veces están complicadas y buscamos alianzas de apoyo. Alianzas como la de ahora permiten que investigadores y estudiantes puedan irse a capacitar”. BP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*